jueves, 21 de marzo de 2013

El espectáculo debe continuar

Portada de la dimisión de Nixon
En los países democráticos hay tres poderes, el ejecutivo, legislativo y judicial, y se considera a la información como el cuarto poder, pero podría tener  el primer lugar, ya que tiene influencia en todos ellos. Eso sí, ninguna constitución del mundo reconoce a la información como uno de los poderes, pero no hace falta para darse cuenta de la importancia de la información y los medios de comunicación.

¿Hasta qué punto lo que nos enseñan los medios de comunicación es real? ¿Estamos a merced de ellos? Lo que la película “La cortina de humo” nos contesta a esa cuestión es que sí. Dependiendo de los intereses, los medios de comunicación nos darán un prisma u otro.



Tras el visionado de la película nombrada, es inevitable caer en el escepticismo. He aquí varios ejemplos de lo que la prensa puede llegar a producir:

1. ESCÁNDALO WATERGATE

(ver foto de portada)
El 8 de agosto de 1974 Nixon se vio obligado a dimitir como presidente de Estados Unidos, único en la historia del país. Poco vamos a descubrir del caso Watergate, pero es evidente el poder que tuvo en ese desenlace el empeño de Bob Woodward y Carl Bernstein, los periodistas de The Washington Post.

Este es un caso diferente al que nos plantea la película visionada, donde se juega con el engaño al espectador y a todo un país. Pero muchas veces la realidad supera a la ficción.

2. LA GUERRA DE CUBA, 1898
Más de 100 años han pasado desde este incidente. “Tú pon las fotos, que yo pondré la guerra”, esta frase es atribuida a William Randolph Hearst, conocido magnate de la prensa en esa época. Se le acusa de instar al por entonces presidente estadounidense, William McKinley, a iniciar una guerra contra España.

La cortina de humo inventa acontecimientos, como es un supuesto conflicto con Albania, pero en esta ocasión no hay nada inventado. La guerra existió, aunque el inicio de la misma tenga mucho oscurantismo. Aún hoy no se sabe con certeza qué hundió al acorazado Maine, pero lo que sí se sabe es que The New York Journal, periódico de William Randolph Hearst enarboló a la población estadounidense para provocar una batalla hispano-norteamericana.
 

3. LA TOMA DE LA PLAZA VERDE DE TRÍPOLI

Más reciente pudimos ver imágenes que invitaban a pensar en la caída del régimen en Libia de Muamar el Gadaffi. La multitud que rodeaba la plaza salió en muchos medios occidentales y por Al Jazeera, celebrando la caída del bastión más importante del líder libio. Todo ello en directo, pero, ¿era cierto?

Apenas unas horas después los mismos medios occidentales daban un paso atrás y comunicaban que la multitud que abarrotaba la plaza tuvo que abandonarla. En la siguiente entrevista vemos que todo fue un montaje:



Quien habla en la siguiente entrevista es Mustafá Abdeljalil, el líder del CNT, el Consejo Nacional de Transición, y que además es amigo del líder francés Sarkozy. Lo que dice en el vídeo es lo siguiente:

Periodista: “Si utilizo las palabras utilizadas por Mahmoud Jibril (2º del CNT), a propósito de esta exposición de film hollywoodense como así fue explicado por Saif Al Islam sobre este film que vimos en directo. ¿Podría explicarnos qué es lo que pasó?

M. Abdeljalil: “Esta mentira ha engañado a las tropas de Muamar el Gadafi que forman parte de la armada, además han remontado la moral de los Rebeldes y más de 11 países han reconocido al CNT y hemos podido recuperar aproximadamente 13 embajadas. Todas estas ventajas son el resultado de estas mentiras que fueron trabajadas y transportadas de manera inteligente para engañar a los partidarios de Muamar el Gadafi…

Una mentira más de los medios de comunicación que demuestra el poder que pueden llegar a alcanzar.

He querido destacar estos tres ejemplos, pero hay muchos más. Últimamente hemos visto como el gobierno norcoreano usò de imágenes retocadas en el funeral de Estado de su líder recientemente fallecido Kim Jong Il para mostrar una mayor opulencia. Tampoco España no está exenta de estos hechos. Recientemente, varios medios como ABC, El Día, La Razón, Intereconomía, etc… presentaron fotografías de manifestaciones en contra del régimen de Siria, cuando realmente era lo contrario.

En definitiva, me hago eco de una frase de La cortina de humo.
¿Qué importa que sea verdad? Es una noticia explosiva
Ésta podría ser la máxima de los medios de comunicación. Y por si acaso, y emulando a Grouxo Marx (“estos son mis principios, pero si no te gustan tengo otros“), si no os gusta esta máxima os dejo otra.
No dejes que la realidad te estropee una buena noticia
PD: La información utilizada para el punto 3 de esta entrada la he sacado de http://falsasbanderas.wordpress.com/2011/08/26/%C2%A1atencion-las-imagenes-de-la-toma-de-la-plaza-verde-en-tipoli-fueron-falsas/

No hay comentarios:

Publicar un comentario